Seleccionar página

La concejala de Urbanismo y de la PDM, Imma Orozco y el concejal de Infraestructuras, Roque Ferrer, han mantenido una reunión con el director general de Cambio Climático y Calidad Ambiental, Juan Piquer, con el objetivo de conseguir la instalación de un ecoparque en Altea. Desde las dos concejalías se pretende trabajar para que nuestra localidad cuente con infraestructuras ”esenciales para el medio ambiente como los ecoparques con acceso para cualquier usuario residente, teniendo en cuenta las necesidades de Altea y de la comarca”.

Roque Ferrer ha dado más detalles sobre esta petición municipal, y ha informado de que ”para conseguir este objetivo desde la administración pública tenemos que trabajar sobre la Ordenanza Fiscal de Residuos del Consorcio de Residuos, sobre la Municipal y en la actualización de la encomienda a la PDM, para que el consorcio pase a facturar directamente los trabajos enmarcados dentro de sus competencias a los ciudadanos, que son la parte correspondiente a la transferencia, tratamiento y valorización de los residuos; mientras que los ayuntamientos facturarán las tareas de su competencia que son la recogida y transporte de residuos”.

Ferrer ha explicado que ”estas modificaciones de las ordenanzas deben entrar en vigor en 2017 para conseguir los objetivos marcados en la estrategia para 2020. Además, introducen el concepto de cuanto más se recicla menos se paga, es decir, quien haga más uso de los ecoparques menos recibo de gestión de residuos paga”.

La asunción de estas tareas por parte de los consorcios permitirá una gestión mucho más eficaz, y el hecho de que asuman la gestión de los ecoparques ya existentes o de los que se instalarán en municipios como el nuestro en un futuro próximo. Esto también permitirá el acceso a los ecoparques de otros municipios que, a partir del próximo año, serán consorciados, lo que hasta ahora no era posible.

Imma Orozco mostraba su satisfacción ”porque Altea contará, a partir del próximo año, con un servicio de ecoparque móvil de gran capacidad, hasta que se desarrolle el sector Montahud, dado que la configuración de infraestructura óptima para un municipio como el nuestro es la de disponer de un ecoparque fijo y de uno móvil, por eso hay una reserva de suelo de unos 1.400 m2 para ubicar el ecoparque fijo, mientras esto llega se cubrirá el servicio con instala instalaciones móviles. Ese ecoparque móvil admitirá residuos tan diversos como colchones, fluorescentes, restos de pintura, muebles, restos de poda, etc”.

Asimismo, Orozco recordó que ”desde la concejalía de Urbanismo se ha trabajado para desvincular la tramitación de este PAI de la redacción del Plan General para agilizar, entre otras cuestiones, la obtención de este suelo tan necesario para dar facilidades a la ciudadanía y asegurar la correcta gestión de los residuos”.

Tanto Ferrer como Orozco han insistido en que estas medidas van encaminadas a conseguir mejorar el porcentaje de reciclaje y disminuir los residuos que llegan al vertedero, que en el caso de El Campello está próximo a su límite de capacidad.

Desde las concejalías de Infraestructuras y PDM consideran que Altea se marcará como objetivo ser ejemplo en materia de reciclaje y estética, lo que pasa por conseguir eliminar puntos negros, de vertido de residuos, y por eso es tan importante colaborar con la Dirección General de Calidad Ambiental para tener las instalaciones necesarias. Es justamente gracias a esa línea de trabajo y la colaboración con la Dirección General que Altea contará por primera vez con este servicio.

Pin It on Pinterest