Seleccionar página

 

Como muchas personas habrán podido comprobar ya, el callejón se encuentra cortado al tráfico peatonal. Esto es debido a los desprendimientos que se produjeron hace unos días, a raíz de los cuales la Policía Local decidió cerrar inmediatamente el acceso por precaución y seguridad.

La inspección realizada por parte de los técnicos municipales constató la gravedad de la situación, ya que consideran que el inmueble que configura el voladizo sobre el callejón es insalvable.

De momento, el Ayuntamiento ha procedido a realizar un apuntalamiento para que los técnicos puedan documentar detalladamente el inmueble para su futura reconstrucción con la mayor fidelidad posible.

Según explica la concejala, “el callejón está incluido como bien de interés etnológico en el Catálogo de Bienes a Proteger, por lo que debemos tener un cuidado especial en las decisiones que se toman sobre los inmuebles que lo configuran. Desgraciadamente, los técnicos coinciden en el estado de ruina en que se encuentra esta construcción y la necesidad de demoler, siempre para exigir una fiel reconstrucción y así se lo hemos hecho saber a los propietarios”.

La riqueza del inmueble no radica en su calidad constructiva -los materiales utilizados en la época de posguerra son muy pobres- sino en la estética que aporta al entorno. “Todo el mundo es conocedor del compromiso de esta Concejalía y del resto del gobierno municipal con la adecuada conservación de nuestro patrimonio (con intervenciones en el nido de ametralladoras de la Olla, en el Poador, en el Molí de los Moros o en Gadea o subvenciones para pintura de fachadas en el ámbito del núcleo histórico). Por eso hemos intentado que la demolición fuera la última alternativa pero el criterio de los técnicos es muy claro al respecto. Apuntalar sine die esta edificación no aportaría nada bueno -y sí gastos innecesarios a la propiedad- ya que, sí o sí, habría que efectuar una posterior demolición para garantizar una reconstrucción fiel y en condiciones de absoluta seguridad del pasadizo”.

Lo que tenemos muy claro, insiste, “es que tenemos que asegurar que la reconstrucción se producirá en un plazo prudencial de tiempo. La administración tiene herramientas jurídicas a su alcance para que así sea y así lo haremos, conscientes de la belleza e importancia de este rincón”.

Orozco explica que “ahora lo que estamos intentando coordinar desde el Departamento de Urbanismo es que esta actuación vaya de la mano de la que próximamente se realizará en la edificación de al lado y que pertenece a otra propiedad. Este inmueble, cuyo estado también nos preocupa, está tramitando una licencia de intervención para garantizar la seguridad que ya ha sido informada favorablemente por la unidad de Patrimonio de la Conselleria. Solamente faltan dos informes de otras administraciones sectoriales afectadas pero estos días he estado en contacto con sus responsables para que agilizan sus informes y poder actuar lo antes posible y al mismo tiempo en las dos edificaciones, ya que la una podría perjudicar a la otra”.

Pin It on Pinterest