Seleccionar página

El alcalde de Altea, Jaume Llinares, ha salido al paso de las declaraciones del PP local sobre la calidad del agua y la turbidez a raíz de las lluvias y los dos episodios de restricciones de consumo humano del agua en diciembre y enero.

Según el alcalde las acusaciones del PP de no prever las mejoras necesarias para que estos casos de turbidez no ocurran en el pueblo ”son realmente sorprendentes cuando han tenido un proyecto de potabilizadora desde 2007 sobre la mesa. Un proyecto que tenían a su disposición para poder ejecutarlo y se pasaron 4 años sin hacer nada al respecto”. En este sentido, el alcalde ha añadido que ”entiendo que no se ejecutara en los primeros años porque no estaba la concesionaria definitiva y había un contencioso abierto, pero no entiendo para nada que el propio PP, que ha gobernado Altea durante 18 años, sin ejecutar las obras y con un proyecto sobre la mesa, ahora acuse a este equipo de gobierno, que llevamos un año y medio, de no haber hecho las obras”.

”La realidad es que nosotros hemos tomado medidas desde el primer día en cuestión a las restricciones de agua”, afirmó el alcalde. Sobre este aspecto, el primer edil ha añadido que ”también son evidentes las diferencias en la manera de asumir las responsabilidades cada uno de los diferentes gobiernos. El pueblo de Altea hace muchos años que sufre situaciones de turbidez y no recuerdo ni una sola nota informativa, prohibición o comunicado de las restricciones de Salud Pública que haya hecho el Ayuntamiento del PP en su época y esto es una grave negligencia y jugar con la salud de las personas”. ”Desde el actual equipo de gobierno, manifestó Llinares, en el momento que tenemos episodios en los que el agua no es apta para el uso humano (alimentación, higiene o cocinar) con las condiciones determinadas por Salud Pública lo cumplimos y lo hacemos público inmediatamente”.

El Ayuntamiento de Altea ha utilizado todos sus recursos y ha buscado ayudas de los organismos que puedan colaborar para financiar las obras de una potabilizadora. ”Lo que deseamos es que Diputación y otros organismos nos ayuden a financiar estas obras y no cargarlo todo a los recibos del agua. Por eso me sorprende también que el portavoz del PP ponga como ejemplo lo que están haciendo otros ayuntamientos de la zona con la construcción de las potabilizadoras, como La Nucía, que cargarán directamente este coste a los recibos del agua, con las consecuencias que tendrá para los usuarios”, manifestaba el alcalde.

El objetivo del equipo de gobierno es que mejore la calidad del agua y que en posibles futuras restricciones la localidad de Altea cuenta ya con una solución para su potabilizadora.

Pin It on Pinterest