Seleccionar página

Al ponerse el sol la Avenida Jaume I de Altea se llenaba de luz, color y ritmo durante los desfiles mroro y cristiano que tuvieron lugar el pasado sábado y lunes, respectivamente. Miles de personas se concentraron a lo largo de la principal calle alteana para presenciar el desfile de “les filaes” y los boatos de los cargos festeros. Entre los espectadores se encontraban también las autoridades municipales junto a los integrantes de la Comisión de Fiestas, Directiva de la Asociación de Moros y Cristianos, damas y reinas.


Como cada año, el punto álgido de cada uno de los desfiles llegó con la aparción de los alferez, abanderados, embajadores -en este caso embajadoras- y los reyes moro y cristiano. Bailes y camellos, centraron el boato de Beduins, filà que este año ha ostentado el reinado moro. Del reinado Cristiano de Templaris, denominado “el viatge en el temps”, destacó el ambiente  medieval. Én esta ocasión, a pesar de todos los pronósticos, la lluvia no se ha dejado ver y los desfiles han transcurrido con toda normalidad.

Pin It on Pinterest